El sistema de FOLIO no está instalado en los dispositivos de los usuarios finales sino que se ejecuta en un servidor que puede estar alojado por una biblioteca o consorcio, o por un proveedor de hosting comercial que puede encargarse de los aspectos técnicos de ejecutar un sistema bibliotecario para instituciones que prefieren externalizar esta tarea.

Si una biblioteca o consorcio aloja su propia versión de FOLIO en sus propios servidores o en un servidor en la nube, necesitarían personal técnico para mantener la plataforma y para proporcionar soporte a los usuarios finales del sistema (aunque muchas de las necesidades de soporte o ayuda se encontrarían en la app Help en FOLIO).

Si una biblioteca o consorcio usa una solución de software como servicio (SaaS) de un proveedor de hosting, dicho proveedor proporcionaría apoyo técnico al usuario final. Es probable que los proveedores de hosting quieran proporcionar una versión “filtrada” de la FOLIO store global, la cual por ejemplo mostraría un “sello de aprobación” en las apps que se sabe que funcionan correctamente en la configuración del proveedor de hosting; o quizás incluso solo mostrar las apps que seguramente trabajarán sin problemas en la plataforma SaaS.

Dependiendo de cómo están alojados los datos, de los ajustes de privacidad de cada institución, y de cada app, los datos podrían gestionarse de varios modos.