El primer paso del proceso UX es simple: los interesados clave—estrategas, desarrolladores, diseñadores—debaten cuál es el objetivo general de la plataforma y de las aplicaciones.  Uno podría llamar a esto un alcance fuera de lugar, sin embargo, un alcance más detallado es definido en colaboración con usuarios en los pasos siguientes, de manera que la primera fase solo se encarga de definir una dirección general y un alcance de alto nivel para el trabajo a hacer, así que todos pueden empezar a trabajar hacia un objetivo común.